Cómo cultivar orégano

oregano

Si bien el orégano puede ser un ingrediente común en algunos de los platos culinarios más famosos del mundo, a saber, la pizza y la pasta, en realidad tiene múltiples funciones, tanto como hierba como en medicina. Es una hierba relativamente fácil de cultivar que es una gran adición a su jardín de hierbas.

Se ha demostrado en algunos estudios preliminares que el orégano trata eficazmente las infecciones del tracto respiratorio, como el crup, la bronquitis y el asma. El aceite esencial de orégano se ha utilizado para tratar los parásitos intestinales, las alergias, el dolor de los senos nasales y la artritis, según WebMD . También es una fuente importante de potasio, calcio, proteína de hierro, fibra y vitaminas A, E y K.

Según la Royal Horticultural Society, el orégano se usa con mayor frecuencia en platos griegos, italianos y mexicanos, principalmente porque el orégano prospera en climas áridos. Los chefs pueden elegir entre varias variedades de la planta de orégano según sus preferencias de paladar. El orégano griego (origanum vulgare subsp. Hirtum) es la variedad culinaria más utilizada.

Condiciones de crecimiento para el orégano

El orégano es una planta perenne que es bastante fácil de cultivar y mantener, incluso para principiantes. La Extensión de la Universidad de Illinois sugiere comprar los esquejes en lugar de plantar por semilla para obtener una planta más verdadera y una cosecha más sabrosa.

La temporada ideal para plantar orégano es entre febrero y mayo, o después de la última helada. Las semillas y esquejes necesitan luz solar directa para un mejor crecimiento. El orégano prefiere un suelo bien drenado y no requiere riego frecuente. Sin embargo, si planea cocinar con orégano fresco, querrá regar más la planta para obtener ramitas más gruesas. Si elige plantar durante el invierno, el orégano prefiere menos luz solar directa y áreas cubiertas y secas porque si las raíces se humedecen demasiado, se pudrirán.

Cómo plantar orégano

Las plántulas de orégano deben plantarse a una distancia de ocho a 10 pulgadas y a la luz solar directa. Las plantas de orégano necesitan la luz del sol para germinar, por lo que las semillas deben plantarse descubiertas en huecos poco profundos. Cada planta crece típicamente entre cuatro y cinco pies de ancho y tres pies de alto. Los esquejes deben plantarse a una distancia de 18 pulgadas porque se ramificarán y producirán más tallos.

El orégano también se puede plantar en interiores durante el invierno y tratar como una planta tierna y perenne. Las semillas deben plantarse en una maceta pequeña de compost y luego cubrirse con una capa de compost tamizado. Una vez regado, agregue un propagador hasta que la planta germine. Luego, las plántulas se pueden transferir a una maceta de tres pulgadas hasta que necesiten una maceta más grande o estén listas para ser trasplantadas en un jardín al aire libre.

Cuidado del orégano

Esta planta necesita un acondicionamiento constante a medida que la planta alcanza la madurez. Una vez que el orégano comienza a florecer, será necesario cortar los cogollos antes de que se abran. El sabor del orégano se ve afectado significativamente una vez que sus flores han florecido; el sabor es más débil y menos evidente. Por lo general, las plantas comienzan a florecer de cinco a seis semanas después de la siembra.

Las ramas deberán podarse con frecuencia a medida que la planta crezca. Los tallos de las plantas tienden a volverse leñosos y las hojas coriáceas, por lo que ya no son adecuadas para fines culinarios. Sin embargo, si solo desea atraer insectos beneficiosos o mejorar la estética de su jardín, permitir que el orégano crezca naturalmente requiere poco mantenimiento. Los tallos leñosos se pueden recortar en invierno o principios de primavera.

Quite los parches más viejos de orégano después de tres o cuatro años para asegurarse de que su cosecha mantenga su calidad cada año.

Plagas de jardín y enfermedades del orégano

El orégano tiene pocos problemas con las plagas y enfermedades. Sin embargo, si no se advierten, ciertas plagas pueden causar daños irreversibles. Las dos plagas más comunes de esta planta son los pulgones y los ácaros de dos manchas.

Los pulgones se pueden eliminar simplemente aplastando sus colonias o lavándolas con una manguera a alta presión de agua. Estas plagas forman colonias en las puntas de los brotes de plantas tiernas. Los ácaros de dos manchas hacen que las hojas se pongan pálidas y moteadas, pero son fáciles de detectar debido a sus membranas. El riego frecuente debe mantener a raya a estas plagas si planta en un clima seco y cálido.

El moho suele ser una preocupación en el invierno y durante las estaciones húmedas cuando las plantas se riegan en exceso o se cultivan en lugares que reciben poca luz solar. Para evitar este problema, cubra el suelo con paja o mantillo. Este paso ayudará a mantener el suelo seco durante el invierno, cuando las plantas están más expuestas a la humedad.

Beneficios para la salud del orégano

Cosecha de orégano

Para cosechar orégano, simplemente corte cada ramita en el brote, o donde se ramifiquen de cuatro a seis pares de hojas. Estas hojas brotarán en nuevos tallos a medida que crezcan.

El orégano es la hierba ideal para plantar en un jardín debido a su resistencia y bajo mantenimiento requerido. Aunque necesita una poda frecuente, la planta continuará produciendo ramitas para la cosecha durante varios años. Un consejo culinario: el orégano tiene un sabor más fuerte cuando está seco que fresco. En recetas que requieren orégano seco, se necesita el doble de orégano fresco para tener el mismo efecto.

Deja un comentario